impresoras en renting

Impresoras renting para freelancers: paga solo por lo que imprimes

Ahora puedes tener un dispositivo sin comprártelo y sin tener que ocuparte del mantenimiento. Con el renting de impresoras pagas solo en función de lo que imprimas.

¿Sabes que puedes tener una impresora sin tener que comprarla?

 

Con el renting puedes hacer las impresiones que necesites sin tener que invertir en la compra del equipo. Es decir, solo pagas por las copias que imprimes.

 

Si eres freelance o tienes un pequeño negocio, el renting o pago por uso es la forma más cómoda de imprimir ahorrándote gastos de mantenimiento y compras de tinta. Además el renting cubre de forma gratuita las reparaciones de la máquina y las reposiciones de cartuchos, por lo que no pierdes tiempo haciéndote cargo del mantenimiento de la impresora.

 

Qué es el renting de impresoras

 

El renting de impresoras es un sistema de acceso a equipos de impresión en el que pagas a un tercero por las impresiones que realizas en tu propia oficina o en tu casa.

 

Dispones de la impresora pero te despreocupas de todos los inconvenientes que puede tener como el mantenimiento, los consumibles o la sustitución del equipo en caso de necesitarlo.

 

Las impresoras en renting, también denominadas “de pago por uso” o “coste por copia”, permiten que realices impresiones por tu cuenta sin tener que adquirir la impresora.

 

“El cliente usa la impresora como si la hubiese comprado pero sin haber invertido en su compra y con la ventaja de que nuestras máquinas se conectan por software con nosotros para indicarnos cuándo se van a acabar los consumibles o cuándo hay que hacer mantenimiento”, explican desde ImpresorasRenting.

 

“El cliente imprime y solo se entera de que se le van a acabar los consumibles cuando aparece el mensajero con el tóner, por lo que siempre está provisto de tinta. Aparte de ello tiene soporte online para cualquier problema, desde un papel atascado hasta una nueva instalación en red”, añaden.

 

Ventajas del pago por uso de impresoras

 

Si tienes un pequeño negocio o ejerces una actividad profesional, tener una impresora en renting en lugar de comprarla te aporta diversos beneficios:

 

Impresora siempre actualizada

Con el renting tienes la impresora siempre configurada y en perfectas condiciones para imprimir las páginas que necesites. Mediante un software, el proveedor sabe en todo momento cuál es el estado de la impresora y cuándo actuar para solucionar los problemas que puedan producirse.

 

El servicio de renting no solo incluye el soporte para reparaciones o intervenciones de la impresora, sino que no tienes que preocuparte de solicitar la asistencia. Los técnicos acuden a tu oficina cuando detectan cualquier error de funcionamiento y te suministran nuevos cartuchos antes de que te quedes sin tinta.

 

“La impresora nos envía una alerta cuando se acaba el tóner. Esto nos permite programar intervenciones técnicas antes de que la impresora pueda sufrir una avería”, ilustran los responsables de ImpresorasRenting.

 

También la tinta se reabastece sin tener que solicitarla: “También podemos establecer los niveles críticos de toner para que los servicios logísticos envíen los cartuchos cuando estén próximos a agotarse”. Un software calcula mediante algoritmos el tiempo que resta para que se agoten los consumibles.

 

Evitas la obsolescencia programada

Los contratos de impresoras en renting se realizan por un periodo fijo. Luego la impresora se devuelve. El tiempo que dura el contrato suele coincidir con el que tiene la impresora multifunción para quedarse obsoleta desde el punto de vista tecnológico.

 

Una vez superado el tiempo de la impresora en renting, puedes beneficiarte de otro equipo con mayor velocidad, más calidad de impresión, menor consumo de electricidad,etc.

 

Ahorro económico

Con las impresoras en renting evitas el desembolso inicial en la compra del equipo. De este modo podrás reinvertir ese dinero en actividades que mejoren tu negocio o actividad y aumentar tu competitividad.

 

Tal y como indican desde ImpresorasRenting, los costes por copia varían según la máquina, pero al final siempre sale más barato porque el cliente no tiene que comprar los cartuchos, adquirir la impresora ni pagar a un técnico para soporte o reparaciones.

 

ImpresorasRenting está especializada en pequeños negocios o freelancers. “Ofrecemos un renting multifunción con precios ajustados a volúmenes inferiores a 5.000 copias mensuales”, detallan desde la empresa.

 

Acceso a mejores impresoras

Otra ventaja es que con el renting puedes acceder a impresoras con mayores y mejores prestaciones. El sistema de pago por uso permite que puedas utilizar una impresora que por su precio tal vez no puedas comprar.

 

“No nos comprometemos con ninguna marca concreta. Para oficinas con un pequeño volumen de copias recomendamos un renting impresoras HP para impresiones en color. Para impresiones en monocromo ofrecemos impresoras Brother”, explican desde ImpresorasRenting.

 

“Aunque empezamos ofertando el renting de impresoras HP, a lo largo de los años nos hemos dado cuenta de que ningún fabricante ofrece las mejores impresoras para todo tipo de clientes, por lo que nos adaptamos a las necesidades del cliente”, añaden.

 

Adiós a los gastos imprevistos

Las impresoras renting combinan equipo, consumibles y mantenimientos. Lo tienes todo incluido con el pago de la cuota. De esta manera generas un coste predecible: un único pago mensual en función de lo que consumas.

 

Gracias a ello no tienes que hacer frente a gastos que no puedes prever como reparaciones, cambios de impresora o compras de cartuchos. Tampoco tendrás que buscar precios de cartuchos ni técnicos de mantenimiento. De este modo te ahorras las complicaciones de tener diversos suministradores y tener que comparar precios y calidades.

 

Además, los fabricantes de impresoras suelen incrementar el precio de los cartuchos de toner y tinta. Por tanto, cuando compras una impresora no sabes lo que te costará imprimir el siguiente año. Con las impresoras en renting el precio por copia es fijo. Conocerás de antemano lo que te costará imprimir cada página este año y los siguientes.

 

Deducción de impuestos

El renting de impresora sirve además para crear un gasto deducible de impuestos. Además, al ser un gasto mensual predecible, sabes siempre cuál es el precio real por copia de tu impresora.

 

Por el contrario, la compra de una impresora conlleva unos planes de amortización. Además nunca conoces con exactitud cuánto te cuesta imprimir al mes. Es imposible saber cuánto gastarás en consumibles, mantenimiento o intervenciones técnicas.

 

Impresoras perfectas para freelancers

El renting de impresoras es perfecto para profesionales que trabajan por su cuenta desde casa. Supone un ahorro muy importante en los costes de impresión y mantenimiento y evita perder un tiempo valioso en gestionar reparaciones y recargas de tinta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat